En este momento estás viendo Made in Extremadura: ¿Por qué los productos extremeños son perfectos para el mercado actual (y del futuro)?

Made in Extremadura: ¿Por qué los productos extremeños son perfectos para el mercado actual (y del futuro)?

Ecológicos, artesanos, saludables, no estandarizados, de la huerta y de pequeñas familias y empresas productoras nacionales. Así son los productos que conforman parte del consumo alimentario actual, y que tendrán cada vez más cuota en el mercado online y offline.

Con la llegada de la pandemia, la compra online o el consumo local aumentaron por necesidad, manteniéndose y aumentando debido a las nuevas preferencias de los consumidores: tiendas locales, productos de mayor calidad y marcas con valores.

Así, productos como los extremeños, con once Denominaciones de Origen y gran reputación a las espaldas, cuentan con un protagonismo especial dentro de este cambio de mentalidad respecto a la alimentación, al demandarse cada vez más productos como los ofrecidos por esta tierra.

Todo ello, proporciona el terreno de cultivo perfecto para dar a conocer la Marca Extremadura, y en concreto los alimentos extremeños, a nivel nacional y fuera de nuestras fronteras.

¿Cuáles son las características de los productos que más demandan los consumidores y por qué los extremeños cumplen con todos los requisitos?

Confianza en un mundo global de infinitas opciones

Hasta no hace mucho años, antes de la masificación de las compras por internet, productos como los vendidos en Mercadify solo se adquirían con las visitas al pueblo en fechas señaladas, las ferias en pequeñas ciudades aledañas o una caja repleta de ellos, enviada por un ser querido.

No eran (ni son totalmente aún) productos presentes en todas las superficies y de uso diario. Primero por el lugar en el que se originan, seguido de sus procesos artesanos, lo que supone un stock determinado.

La miel natural, la patatera casera o los dulces hechos a mano, eran productos que se daban a conocer por aquellos con casa en el pueblo o familia cercana en él.

Esto, durante años, ha supuesto que la única vía para conocer los productos caseros extremeños sea a través del boca a boca, muy cotizado actualmente en un mercado repleto de productos artesanos, sostenibles y saludables, que pide a gritos la diferenciación no solo mediante las promesas de quienes los venden, sino de consumidores reales que los usan y recomiendan.

Aunque sí que es cierto que algunas empresas extremeñas que comercializan productos de este tipo, ya habían dado el salto al mercado online, la pandemia ha empujado la venta por internet de muchos productos extremeños de calidad y artesanos, elaborados por pequeñas empresas familiares y artesanos/as sin presencial online hasta entonces, y cuyo precedente de confianza labrado durante años, es el que necesitan unos clientes informados y exigentes.

Personas que se cuidan

La confianza de un cliente hacia un producto se gana, además, por la calidad, que lleva implícita su salubridad. Y este es el caso de los productos extremeños.

Por poner sólo algunos ejemplos, los productos que nutren la lista de las once Denominaciones de Origen de Extremadura, conforman los alimentos necesarios para seguir una dieta equilibrada: aceite de oliva a partir de la variedad manzanilla cacereña; frutas de temporada como las cerezas del Jerte, jamones ibéricos de la Dehesa Extremeña, mieles, pimentón, quesos, carne de cordero, ternera y vacas, o grandes vinos. 

Esto supone poder cubrir una parte importante de las necesidades alimenticias básicas de cualquier persona que busque cuidar su cuerpo durante todo el año.

Productos saludables y que respetan el medio ambiente

Ya lo exponemos en artículos anteriores, seguir una dieta equilibrada también ayuda al planeta y a la economía local, una dieta con alimentos saludables consumidos en su estado natural, o que respete el ciclo natural de la vida de los alimentos y de los animales.

El jamón ibérico, una de las señas de distinción extremeñas en nuestro país y fuera de nuestras fronteras, cumple con los parámetros de calidad exigidos, entre otras cosas, por el proceso sostenible que siguen los cerdos ibéricos en Extremadura. Campan libres por miles de hectáreas de dehesa extremeña y se nutren a base de una alimentación natural, proporcionada por la mayoría de las empresas dedicadas a los embutidos ibéricos en la región.

Frutas como las cerezas del famoso Valle del Jerte, se cultivan y recolectan sólo en su época del año con técnicas tradicionales.

Los dulces artesanos característicos de la región, se elaboran con productos naturales o con bajos procesos de transformación, con el plus de handmade (hecho a mano), que asegura la calidad y tradición.

En definitiva, los clientes del presente y del futuro buscan empresas cuyos productos ocasionen inferiores o ningún nivel de contaminación, menor desperdicio de comida, ausencia de maltrato animal y control sobre la tierra que proporciona el sustento, cuidando que no sea explotada hasta el extremo.

Marcas locales y con valores

La pandemia puso en valor el comercio local y de proximidad, reavivando tiendas de barrio que se nutren también de la pequeña producción cercana y nos beneficia como consumidor final.

Esto supone una repercusión directa en la economía de la zona, tanto del lugar donde se venden los productos como de fabricación, con el alquiler o venta de espacios para el desempeño del trabajo, la compra de los materiales necesarios a otras empresas próximas y la contratación de personal de la zona, así como el mantenimiento de las empresas familiares y del patrimonio circundante.

A esto se le suma la demanda por parte de los clientes de marcas con valores, donde la coherencia, la transparencia, la confianza y la honestidad son pilares fundamentales.

Los consumidores tienen muy en cuenta los valores de la empresa a la que compran, el porqué de su existencia en un mercado dominado por las grandes cadenas que cubren todas las necesidades, pero cuya propia idiosincrasia y métodos de trabajo, complica la conexión con estos. Un mercado hastiado de comprar por comprar y de que le vendan porque sí.

Una marca que respete a las personas, las cuide con sus productos o servicios y respete el medio ambiente que la hace posible, tiene asegurada su supervivencia, en términos de coherencia con el mundo actual y las demandas de la sociedad. Y las marcas extremeñas cumplen con todos los requisitos del momento actual y del futuro que nos espera.

Marca Extremadura: una carrera de fondo de esfuerzo y mentalidad

Hace ahora un año, se celebró el encuentro virtual ‘Extremadura en el mundo’, dedicado al comercio exterior y la internacionalización de los productos alimenticios extremeños.

Aún sumergidos en plena crisis sanitaria, los objetivos expuestos en la reunión se mantuvieron: “seguir posicionando la marca Alimentos de Extremadura en el exterior”, aseveró José Matías Sánchez, subdirector general de Extremadura Avante. “Es una prioridad y compartimos que la internacionalización de la economía debe ir muy ligada a las relaciones institucionales y a la cultura. Hemos apostado y apoyado a sectores que tradicionalmente no salían al exterior o no contaban con ese apoyo. En estos meses, las exportaciones de Extremadura han crecido aún en el momento actual y es gracias al trabajo de todas las empresas de la región”, subrayó también José Matías Sánchez en el encuentro.

El último informe realizado por BBVA sobre los flujos turísticos nacionales en tiempo real, resalta el liderazgo de Extremadura en la recuperación del turismo internacional en España, junto a Baleares. Las cifras de los últimos 5 años ya mostraban la tendencia positiva de la región, cuyo turista principal busca la calidad gastronómica, de patrimonio y la naturaleza de la comunidad.

Asociaciones como la mencionada Extremadura Avante, o la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar, trabajan por dar a conocer la Marca Extremadura dentro y fuera de nuestra fronteras, así como por mantener a las empresas de la región. Pero lo más importante sigue siendo el cambio de mentalidad de artesanos/as y productores/as, empresarios/as en definitiva, que creen en el potencial de lo que hacen y se esfuerzan por mantenerlo generacionalmente. Así como jóvenes emprendedores con ideas innovadoras que repercuten en Extremadura y la ponen en el mapa.

Todo ello y todos ellos, hacen posible una Extremadura con enormes posibilidades de presente y de futuro, un lugar que cuenta con todos los ingredientes necesarios para ser referente mundial.

extremadura en el mundo, productos extremeños

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.